Clarines

Este espacio urbano está asentado en una pequeña colina, a corta distancia de Beas, en la carretera que conduce hacia Candón y Niebla. Clarines comenzó a surgir como población estable a comienzos de los años 50 del pasado siglo XX, al amparo del Santuario de Ntra. Sra. de los Clarines, patrona del lugar, acelerándose su urbanización a partir de los años 70. La mayoría de sus viviendas tienen un uso relacionado con el ocio y el esparcimiento, en especial durante la celebración de las fiestas en honor de la Virgen, durante el mes de agosto.