Ruta de los Molinos

Localización: Beas. En el Arroyo de los Molinos. Accesos por urbanización El Álamo o por la Carretera de Beas a su estación.

Fecha: Siglos XVII, XVIII y XIX.

Tipología: Inmueble. Dehesa, Bosque de Ribera y repoblaciones de eucaliptos. Lugar de interés etnológico, ligado a la cultura del agua.

Régimen de protección: Normas Subsidiarias de Beas.

 

El paraje natural conocido como la “Ruta de los Molinos del Agua”, situado entre los enclaves naturales de La Huerta del Conde y La Loba, al oeste del término municipal de Beas, constituye una de las principales ubicaciones turísticas del municipio, siendo un lugar de gran interés etnológico y natural.

 

A lo largo de esta ruta, se localizan diversos molinos harineros, situados entre la dehesa de la Huerta del Conde, la Casa Nueva y La Nicoba. Algunos de estos molinos fueron construidos en los siglos XVIII y XIX, y se dedicaron en un pasado a la molturación de los cereales cosechados en el Ruedo de Beas, principalmente trigo y cebada, con la ayuda del agua proveniente del arroyo de Los Molinos, principal curso fluvial sobre el que se desarrolla esta ruta. En la actualidad, sólo continúan en pie los de “La Loba”, “Las Monjas”, “La Higuera”, “La Llave” y “De Bonifacio”.

 

El sendero que une estos molinos, está en fase de adecuación, se inicia en la zona del merendero ubicada junto al molino de La Llave, discurre a lo largo de 1,5 kilómetros de longitud, sirviendo de unión entre estos y constituyendo una ruta muy recomendable debido a la riqueza cultural y medio ambiental que alberga. La misma conecta con la llamada Vía Verde de los Molinos de Agua, un camino para uso peatonal de 8 metros de ancho que discurre por un total de 35 kilómetros a través de la vieja línea de ferrocarril en desuso, que comunicaba San Juan del Puerto con El Buitrón. Esta vía transcurre por los municipios de San Juan del Puerto, Trigueros, Beas y Valverde del Camino.

 

En la “Ruta de los Molinos del Agua” se destacan tres unidades ambientales principales: dehesas de encinas y alcornoques con monte mediterráneo, soto ripario con vegetación hidrográfica y eucaliptal. Mientras que la dehesa cuenta con especies vegetales como el lentisco, acebuche, palmitos, jaras o murtas, en el bosque de ribera abunda la flora adaptada a un alto grado de humedad, como chopos, álamos o fresnos. En el eucaliptal, asociado a estas masas forestales, encontramos especies de matorral mediterráneo como jaras, brezos, aulagas, etc.

 

En cuanto a la fauna, existe una gran diversidad de especies adaptadas a los distintos ecosistemas existentes, siendo característica de la dehesa la presencia de jabalís, ciervos, jinetas, zorros, conejos, perdices, búhos, culebras bastardas, etc. En el bosque de rivera abundan los galápagos leprosos, barbos, cangrejos de río, culebras de agua, tritones, ranas comunes, etc.

 

La zona cuenta, además, con un pequeño embalse, y con una parte apta para la realización de actividades recreativas, en la que se incluye un merendero, dotado de bancos y barbacoas, constituyendo un lugar idóneo para el disfrute con actividades de ocio.

  

Últimas Noticias